Un día leí que la diferencia entre un logro feliz o una vida desperdiciada está en la fuerza de voluntad. Si, vuelve a leer, que frase más dura ¿no?. Me quede impactada porque yo no lo habría dicho así, pero para algunos de mis objetivos lo podría aplicar.

La fuerza de voluntad es lo que nos mueve. Es efímera porque si no la cuidamos se esfuma. Para mantenerla necesitamos esforzarnos y entrenarnos para ello.

Necesitamos mucho autocontrol, controlar las distracciones y los conflictos personales. Y no siempre estamos dispuestos o disponibles para conseguirlo. Recuerda que no estamos solos y pedir ayuda nos dignifica.

Es importante reconocer que la fuerza de voluntad es algo natural, que todo el mundo la necesita e intenta mantenerla y aumentarla. Pero muchos procastinamos como humanos que somos y estas diferencias de fuerza de voluntad son las que nos diferencian entre nosotros.

Las claves para tener fuerza de voluntad son:

  • la motivación,
  • la constancia,
  • y las ganas de aumentar la fuerza de voluntad.

Si quieres aprender a tener y mantener tu fuerza de voluntad a raya los siguientes aspectos son vitales para ello:

  • Dosificar nuestras fuerzas y ganas para que no se nos acaben antes de conseguir el objetivo.
  • Visualiza tu objetivo. No hace falta publicarlo, es suficiente con tu autorespeto.
  • Este trabajo mental es muy semejante al físico, por lo que cuídate igual que cuando practicas ejercicio.
  • Es altamamente efectivo mantener una dieta saludable y adecuada.
  • Funciona muchísimo colocarnos mensajes motivantes a nuestro alrededor
  • Debemos entrenarla para que este en forma.
  • Evitemos el perfeccionismo que nos lleva a no hacer las cosas. Lo importante es hacerlo y después ya lo perfeccionaremos.

¡¡Empieza desde hoy a cambiar tu vida!!.

Todos queremos modificar toda o algunos aspectos de nuestra vida y solo necesitamos fuerza voluntad, que no es poco. Los demás aspectos necesarios para el cambio nos llegarán si disponemos de la fuerza para empezar.