Seguimos tomando medidas, avanzando en las fases, y cambiando horarios, pero también seguimos teniendo el virus cerca de nosotros.

Durante todo este tiempo, hemos demostrado que como personas distintas que somos, también de manera distinta nos hemos comportado y sentido.

Todos hemos salido perjudicados de está situación y además muchísimo, pero los adultos con hijos en determinades edades hemos tenido y tenemos temores, estrés escolar y emocional que debemos de ir identificando e ir solucionando.

Los síntomas más frecuentes en menores:

  • Carácter más irritable, con enfados y rabietas más constantes.
  • Temores para salir de casa.
  • Frustración ante la situación y también en general.
  • Uso excesivo de pantallas.
  • Aumento de la ansiedad, volviendo a las pesadillas, insomnio, miedos e incluso incotinencia urinaria en los pequeños.
  • Apatía para hacer los deberes escolares.

¿Cómo podemos actuar ante estas situaciones?

  • Seguir con las rutinas de higiene, horarios de la comida, hacer ejercicio.
  • Recordar que no son vacaciones escolares. Para ello premiar el esfuerzo, mantener el contacto con los profesores y los compañeros en la medida de lo posible.
  • Ganarnos su confianza para que esten seguros con nosotros en las salidas. Siguendo las normas y medidas, todo paseo es necesario y seguro.
  • Validar sus emociones, facilitar las expresiones emocionales compartir sus miedos.
  • Las redes sociales les ayudan a estar menos solos, debemos de limitar el tiempo de uso y supervisar el contenido.

Compartir nuestras dudas y solucionar cuanto antes las situaciones desagradables para volver a la normalidad. Todos juntos aprendemosuni2 y solucionamos las adversidades y los virus.