Situaciones cotidianas en el ámbito familiar se convierten en estrés y malestar. Nos superan aquellos momentos en los que intentamos que obedezcan y nos ayuden, pero en cambio, ocurre un desastre familiar.

Solución: Comunicación cooperativa.

Este tipo de comunicación favorece la colaboración y la conexión de pensamientos, dando lugar a un trabajo en equipo.

La comunicación es necesaria para el ser humano. Es la única forma de aprender y demostrar el talento. Desde niños la necesitamos para conseguir hablar y posteriormente para desarrollar la inteligencia.

Como seres sociales, nuestra relación tiene la base en la comunicación.

Para que sea efectiva debemos entrenerla. Hay muchas herramientas para conseguirlo, ¿las conoces?.

«La mayor influencia en la educación se encuentra en la conversación que se da en casa». William Temple.