La incertidumbre a lo desconocido provoca miedo a cualquier edad. Las preocupaciones cambian y las estrategias de afrontamiento evolucionan, pero las nuevas etapas siempre impresionan.

Estamos acabando el curso escolar y muchos aprendices angustiados por el paso a una nueva etapa, por el cambio de ser los más mayores a ser los pequeños y nuevos.

Como padres debemos afrontarlo positivamente y acompañarles en sus inseguridades. Adelantarles, en la medida de lo posible, información sobre esa nueva etapa reducirá su nivel de ansiedad. Hacerles conscientes de que es un aprendizaje más de la vida, en el que se nos enseña que a veces estás arriba (eres el mayor) y otros días puedes estar abajo (ser el pequeño). Aprender a estar en cada situación nos lo enseña este tipo de acontecimientos.